“EL CAMBIO CONSISTE EN AMPLIAR LA CONCIENCIA”

- Alejandro Seta

Nota publicada en el suplemento cultural de Diario Tiempo Argentino , el 4 de junio de 2011

Periodismo Cultural

La inclusión social y la danza de Km 29

“EL CAMBIO CONSISTE EN AMPLIAR LA CONCIENCIA”

Donde otros encuentran limitaciones en la pobreza, nosotros sólo encontramos posibilidades.

Cuando los jóvenes siguen siendo el chivo expiatorio, y hay sectores de la docencia, de la política y de la sociedad toda que aún cree que los peligrosos son los jóvenes, y más aún si son pobres y morochos, también hay quienes van a buscarlos para darles la esperanza que no tenían, para darles el cambio que necesitaban y producir, con ese dolor, una obra de arte como es “Los Posibles”, el excelente espectáculo que el Grupo Km 29 presentó en el Teatro Argentino de La Plata, dirigido por Juan Onofri, cuyos bailarines son chicos de 16 años pertenecientes al centro de día “Casa Joven La Salle” de González Catán. Sobre lo que originó este encuentro entre profesionales de la danza y chicos que nunca habían bailado, entre los jóvenes académicos de Buenos Aires, y los de La Matanza, y la posibilidad de seguir enseñando a chicos con problemas sociales, es sobre lo que hablamos con Onofri, Matías Sendón (iluminador y escenógrafo) y Sebastián Arpesolla (fotógrafo),

En una charla anterior que tuvimos con el director de Casa Joven, que fue director de escuelas primarias, Gustavo Solar, dijo que a los chicos les “cambió el alma, tienen otra mirada, ahora hablan”….¿cómo se sienten al escuchar eso?

- Onofri: Si tuviéramos la osadía de decir que nosotros lo hicimos, en todo caso podríamos decir que ese cambio es equivalente al que nos produjo a nosotros: nos cambió la vida, y más aún, si pudiéramos medir cuánto fue el cambio, tendríamos que decir que fue mayor el de nosotros que el de ellos (aunque esa frontera entre “ellos y nosotros” es cada vez más delgada). Sí, hay un cambio, que es la ampliación de la conciencia con la cual uno habitualmente se mueve. Cambio de conciencia con la posibilidad de extraer cosas que tenemos y traemos de adentro; esa información que ya tengo y de la que somos portadores. Cierta universalidad que nos hace descubrir la información de un maestro escondido, la data que tenemos todos. Y una de las mejores maneras de extraerlo es a través del cuerpo

¿Por qué dicen que la frontera entre “ellos” y “nosotros” es cada vez más delgada?

- Sendón: No sé cuán distintos somos. Pertenecemos a la misma sociedad, respondemos a la misma cultura. La música es la misma. Jonnhy cuenta en un reportaje que le hizo Télam, que le decía a Juan que dejara esa música, que pusiera cumbia. Entonces Juan fue bajando el ritmo de la cumbia y el percusionista logró un clima para bailar y crear en un espectro más amplio. Es una diferencia, en todo caso, más cognitiva que cultural.

- Onofri: Los chicos ahora hicieron un cambio de mirada; antes miraban videos de breck-dance con unos alemanes que hacían movimientos que pocos mortales pueden hacer. Y se sentían frustrados. . Entonces los fuimos bajando, mirando otra forma de bailar, más cerca de nosotros. El otro día estaban mirando a un grupo de cumbia famoso ahora y decían: “Mirá, no mueven la pelvis, todo de tronco”. Incorporaron una mirada y un vocabulario específico. Ahora hablamos de huesos, músculos. Pero lo más profundo es que accedieron a una memoria corporal que nos sorprende.

¿Ustedes se propusieron ir al rescate de estos chicos?

- Onofri: Nooooo. Lo nuestro fue muy intuitivo. Queríamos salir de lo endogámico de la danza en Buenos Aires; los que hacemos danza contemporánea salimos de las mismas tres escuelas, presentamos en algunos teatros y…terminamos pareciéndonos. En Buenos Aires, salís de, no digo la General Paz, sino de la Chacarita, y ya estás en la Luna. Pudimos trabajar con otros cuerpos, extraer esa información cinética, del movimiento, y coreográfica, de los adolescentes no urbanizados. Entonces, un día, a través de un amigo, me conecté con la Casa Joven de Catán, y me ofrecí como voluntario. Y así conocí a los chicos con los que presentamos el espectáculo “Los Posibles”. Ellos no son chicos como los porteños: corren, están en el campo, juegan al fútbol y al rugby, y viven en un mundo más despierto que el chico que va al Normal Nª 7 de la calle Riobamba. Y estas condiciones permiten un inmenso vuelo, muy amplio, al improvisar.

¿Es un descubrimiento?

- Sendón: Todo el tiempo. Existen infinitos hallazgos. Y así como descubrimos, nos sentimos muy vulnerables: Es difícil ponerle nombre a eso. Puedo decir que nos desestabilizó la forma de producir arte, nos desestructuró, empezó a aparecer otra calidad de movimientos. Juan constantemente me induce a apreciar otra cosa en esos cuerpos. No le puedo poner un nombre a lo que nos producía ver a los pibes interpretar en el escenario, y lo que nos vincula a ello. Pero tal vez, el nombre más exacto sería “desestructurar”.

- Onofri: Yo le pondría “lo inacabado, lo que está en potencia”.

- Arpesolla:Es la posibilidad que tenemos todos, a los 16 años o a los 85. Pero la adolescencia es un momento en que el cuerpo está estallando, al margen del contexto socio-cultural. Entonces, al crear, resulta un proceso que está acomodándose constantemente. Por ejemplo, yo creo que los retratos que saqué, no son míos, son de ellos, son un regalo que ellos me hicieron, por su frescura, su entrega, su sinceridad.

- Onofri: De allí el nombre de “Los posibles”, no sólo en el sentido optimista, sino en un montón de sentidos. Trabajar con ellos es muy angustiante, bastante caótico para mí que soy bastante obsesivo. Es como si ellos te dijeran: “¿Ah, sí? Bueno: ¡no!”. Ellos pueden dejarte plantado, o llegar a mitad de un ensayo, y no porque quieran hacerlo, sino porque así son sus vidas. El día que nos presentamos en Tecnópolis, por eso, para evitar sorpresas, armamos un dúo y ese día ¡faltó uno!, porque estaba enfermo, y fue la primera vez que existió un ausente justificado con certificado. Entonces el que quedó ¡ahí sí tuvo que remarla! Porque hizo un solo. Otra historia es que el día anterior a presentarnos en La Plata, Kun, que es doble de riesgo, que salta de un helicóptero, se resbaló en el escenario y se quebró un codo. Entonces tuve que actuar yo, y creí que no iba a poder hacer lo que venía haciendo Kun. Pero salió.

Desde la educación formal, el tema de la inclusión social, de “todos los chicos adentro de la escuela” es muy resistido por una parte de la docencia argentina. Y ustedes, casi sin proponérselo, lo lograron ¿qué experiencias viven ustedes a partir de este encuentro con los chicos que fueron perseguidos?

Onofri: ¡Son perseguidos! Cuando presentamos el espectáculo en La Plata, vivimos allí 5 días, y la policía nos paraba en la calle cada dos por tres; en una ocasión nos palparon de armas, nos hicieron parar para averiguación de antecedentes.Yo les decía: “¡Pero estamos trabajando!”. Y cuando los chicos empezaron a mostrar los documentos, eran… papelitos deshechos. Ahora tienen D.N.I. nuevos, y hoy mismo, en estación Dorrego, un policía se nos empezó a acercar, y rápidamente yo grité: “¡A ver, los DNI!”, y como soy un poco más blanquito, no pasó nada.

Sendón: Desde muchos lugares, funcionarios del estado impiden que los chicos crezcan.. Cuando Camilo Blajaquis (César González) le dijo a la terapeuta de la cárcel, que al escribir se había sentido por primera vez una persona, ella le contestó: “Sí, pero vos estás acá para pagar un delito. No te olvides ¿eh? Tenés que trabajar. No fantaseemos…”

¿Qué harían ustedes si estuviera en sus manos, para producir ese “cambio de conciencia” del que hablan?

Onofri: La danza debería estar en la escuela secundaria, para mirar el movimiento como algo más lúdico. En Brasil, la danza es la sustancia de la integración por excelencia.¡No ballet!¿eh? Hay muchas otras formas de llegar al cuerpo para ser el hombre que involucre al que está al lado. En la adolescencia, que es la edad en que muchos son medio nazis, con eso de “negro, gorda, feo”, la danza podría desandar mucho camino.

Por último ¿qué significado tiene el nombre del grupo: Km 29?

- Onofri: Es el nombre de un no-lugar. Un cruce de rutas, donde nadie quiere estar. Sin embargo, es un lugar de encuentro, pero para ir a otro sitio. Donde nos encontrábamos para llegar al km 32, donde está la Casa Joven Es un lugar símbolo de lo que queremos hacer, que es estar en proceso.
Luego, miramos un video “familiar” del grupo, donde los chicos van cantando y bailando por una calle de La Plata: “Chica plástica” de Rubén Blades, haciendo beat box y zapateos. Fue muy divertido verlos disfrutando tanto de estar juntos. Entonces el video termina en un momento en que uno de ellos, como en un encuentro con aquellos que estaban empezando a ser, mira a la cámara y grita: “¡Somos nosotros!”.

QUÉ ES KM 29:

Es un grupo heterogéneo compuesto por dos bailarines (Juan Onofri y Marina Sarmiento), un escenógrafo e iluminador (Matías Sendón), un fotógrafo (Sebastián Arpesolla) ,y una documentalista (Kathy Frank) cuyo objetivo es crear espectáculos de danza contemporánea. Los adolescentes oriundos de González Catán, son: Alejandro Alvarenga, Alfonso Barón, Daniel Leguizamón, Jonathan Carrasco, Jonathan Da Rosa, Lucas Araujo y Pablo Kun Castro. Hoy en día, están gestionando un acuerdo con el teatro platense y la casa de día a través del que se fundará una escuela de este arte del cuerpo y la mirada.
Los retratos que ilustran esta nota son parte de la exposición de Sebastián Arpesolla que se presentará en el TACEC del Teatro Argentino de La Plata, entre el 1 y el 8 de diciembre. Como Onofri dijo en otra nota: “Cuando todos encuentran limitaciones en la pobreza, nosotros sólo encontramos posibilidades”.

Grupo de Danza KM 29
Grupo de Danza KM 29

ALEJANDRO SETA Nació en septiembre de 1956,
Buenos Aires.

Un teatro de Necochea donde su padre fue el director fue su primer escuela literaria. Entonces decidió ser escritor. Actualmente vive en la ciudad de Alejandro Korn, provincia de Buenos Aires, desde hace 30 años. Además es docente y titiritero. Hizo periodismo en revistas y suplementos culturales, publicó libros de poesía y cuentos y una novela breve para niños: “Un océano en las orejas”.. Durante el año 2020 escribió la novela“de algo hay que morir”, cuyo origen de escritura es la convicción de que la peor de todas las pandemias es la de la frialdad de los corazones.

alejandroseta.com
lasbestiaspeludas@hotmail.com

¿Querés leer más de estos Artículos?
...Ir al Blog...